Vitamina D

Hormona de gran importancia
para la salud humana

La Vitamina D es conocida como la Vitamina del sol porque la obtenemos mayoritariamente a través de los rayos UVB (radiación ultravioleta tipo B) del sol natural y/o de este tipo de luz presente en nuestros solarios.

Al exponer nuestra piel a los rayos UVB, el cuerpo empieza a generar esta Vitamina tan necesaria para nuestra salud. En general hasta un 90% de nuestra Vitamina D proviene de los rayos UVB.

Algunos alimentos también contienen pequeñas cantidades de vitamina D, pero es difícil o casi imposible mantener un nivel adecuado a través de la comida únicamente. Si te es imposible tomar sesiones de sol en nuestros solarios o de tomar el sol natural se puede completar la dieta con suplementos alimenticios específicos de Vitamina D3.

Como ya aparece en el titular, la Vitamina D en realidad no es una Vitamina sino una hormona, porque Vitaminas son sustancias que llegan del exterior. Normalmente ingerimos las Vitaminas a través de la dieta, porque el cuerpo no es capaz de sintetizarlas. En cambio el cuerpo si puede sintetizar la Vitamina D gracias a la luz solar y debería ser considerado por lo tanto una hormona. Y no es cualquier hormona. Es una hormona muy potente con múltiples funciones en nuestro cuerpo.

La principal y más importante función de la Vitamina del sol es mantener los niveles de calcio y fósforo en la sangre. Si hay suficiente Vitamina D para llevar a cabo esa tarea, el cuerpo dedicará las cantidades restantes a otras funciones como la fijación del calcio en los huesos y dientes para fortalecerlos, mantener y mejorar la función y fuerza muscular, regular la presión sanguínea, cuidar el sistema inmunológico para combatir infecciones, ayudar a prevenir el desarrollo de diferentes tipos de cáncer, desarrollar el cerebro etc. En resumen podemos decir que la Vitamina D es una potente hormona que ayuda a que el cuerpo funcione correctamente y que además es capaz a ayudar a combatir enfermedades.

¿Cómo se produce la Vitamina D?

La producción de la Vitamina D tiene lugar en la piel. Se activa la producción de la Vitamina D cuando los rayos UVB del sol o de nuestros solarios entran en contacto con un tipo de colesterol (7-dehidrocolesterol) contenido en la piel. Esta Vitamina luego es procesada por nuestro cuerpo antes de convertirse en la Vitamina D “activada” (calcitriol), necesaria para cumplir las diferentes funciones mencionadas anteriormente.

¿Dónde y cómo obtener la Vitamina D?

La producción de la Vitamina D tiene lugar en la piel. Se activa la producción de la Vitamina D cuando los rayos UVB del sol o de nuestros solarios entran en contacto con un tipo de colesterol (7-dehidrocolesterol) contenido en la piel. Esta Vitamina luego es procesada por nuestro cuerpo antes de convertirse en la Vitamina D “activada” (calcitriol), necesaria para cumplir las diferentes funciones mencionadas anteriormente.

Vitamina D

Nuestros solarios UV

En nuestros solarios se puede conseguir vitamina D durante todo el año. Especialmente nuestros solarios BeautySpa emiten rayos UV muy parecidos al sol natural y son nuestra mejor solución para aquellas personas que quieren obtener mucha Vitamina D en menos tiempo.

El sol natural

En España en primavera y verano es cuando se puede conseguir suficiente Vitamina D mediante los rayos del sol, siempre y cuando haya sol y se toma el sol sin cubrir la piel (como mínimo exponer un 40-50% del cuerpo).

Tampoco se tiene que usar productos cosméticos con factor de protección (FPS / SPF) porque bloquean la radiación ultravioleta casi al 100%. Esto minimiza la posibilidad de producción de Vitamina D en la piel. Otro factor importante a tener en cuenta es la posición del sol en el cielo.

Para que el sol natural pueda generar Vitamina D en cantidad es importante que la estrella esté a más de 45º sobre el horizonte. Dicho de otra manera, tu sombra tiene que ser más corta que tu altura real. Solo en este caso los rayos UVB del sol atraviesan en cantidades suficientes la atmósfera para poder activar correctamente la producción de la Vitamina D en nuestra piel.

Para la mayoría de las personas, una exposición corta de unos 10 a 20 minutos es suficiente para producir una cantidad considerable de Vitamina D. Después de unos 10-20 minutos (depende de tu tipo de piel), te puedes volver a cubrir o aplicar un producto SPF porque ya habrás absorbido sol suficiente para generar la Vitamina D que tu cuerpo necesita. Ojo, siempre hay que tomar el sol con moderación y de manera responsable. Esto quiere decir evitar enrojecimiento de la piel o que la piel se queme.

Entre mitad de octubre y mitad de marzo aproximadamente nuestros solarios BeautySpa son la fuente idónea para que puedas producir la Vitamina D necesaria. En esta época en la península Ibérica y las Islas Baleares el sol natural no sirve como fuente de Vitamina D. El sol no alcanza la altura necesaria para que los rayos UVB lleguen a la tierra en cantidades suficientes.

Los suplementos alimenticios

Otra fuente de Vitamina D son los suplementos. Si decides tomarlos, elige aquellos que contienen Vitamina D3 porque dan mejor resultado que los que contienen Vitamina D2. Antes de tomar suplementos de Vitamina D consulta tu médico.

Los niveles óptimos de vitamina D

Para mantener un nivel correcto de Vitamina D es suficiente tomar el sol 2 o 3 veces por semana en nuestros solarios. Durante una sesión normal de bronceado, tu cuerpo puede llegar a producir hasta 10.000-15.000 UI (Unidades Internacionales) de Vitamina D, igual a 250 – 375 microgramos. Esto puede parecer muy poco, pero si hablamos de Vitamina D se considera una cantidad muy importante.

Solamente si consigues un nivel correcto de Vitamina D, el cuerpo puede trabajar al 100%. Cualquier déficit hace que algunas funciones no se realizan de manera óptima. Un ejemplo ilustrativo es el número de personas que contraen la gripe durante el año. Seguramente os habéis dado cuenta que cada año hay muchos más casos de gripe en invierno que en verano. ¿Por qué será? Pues un factor muy importante es que nuestros niveles de Vitamina D suelen ser más altos en verano que en invierno. Hacia el final de invierno, cuando más casos de gripe se dan, nuestros niveles de Vitamina D suelen ser los más bajos de todo el año.

Está claro que la Vitamina D y su nivel en la sangre no es el único elemento clave para una buena salud. Hay muchos otros factores importantes que forman parte de un estilo de vida saludable como: una alimentación saludable y equilibrada, hacer ejercicio, dormir bien y suficiente, no fumar, evitar excesos de estrés etc. Pero no cabe la menor duda que la Vitamina D también juega un papel importantísimo e infravalorado en nuestra salud.

Si quieres saber más sobre la Vitamina del sol,
consulta el flyer ¿Qué es la Vitamina D?
o páginas web como:
www.grassrootshealth.net o www.vitamindsociety.org

Scroll hacia arriba