FAQs

Preguntas más
frecuentes

Los rayos UV en nuestros solarios son prácticamente iguales a los del Sol. La principal diferencia está en la cantidad y la intensidad de la luz UV. En nuestros solarios son constantes en el tiempo. En cambio, la cantidad y potencia de los rayos UV del Sol varían constantemente y dependen de muchos factores como: 1) tu posición en la tierra (cuanto más lejos del ecuador menos intensidad), 2) la temporada (verano/invierno), 3) la hora del día (sol más fuerte al mediodía), 4) la altura (estar a nivel del mar o en la alta montaña) y 5) la situación atmosférica (sol radiante o cielo nublado). Todos estos factores influyen en la intensidad de los rayos UV del sol y hacen muy difícil controlar tu dosis y hacer un plan de bronceado adaptado a tu tipo de piel.
Si estás tomando un medicamento y quieres tomar el sol, siempre consulta el prospecto de instrucciones. También puedes preguntar directamente a tu médico si el medicamento puede causar reacciones indeseadas en combinación con los rayos solares. Ciertos medicamentos antiinflamatorios, analgésicos, diuréticos, antibióticos, anticonceptivos orales, etc. pueden causar una reacción de hipersensibilidad en combinación con la luz solar (del sol natural y de los solarios UV).
Si tienes un tatuaje nuevo, evita exponer esta parte del cuerpo a los rayos UV. La piel necesita tiempo para recuperarse de las pequeñas heridas que han dejado las agujas. Se aconseja evitar tomar el sol durante un periodo de 1 a 2 meses. Una vez pasado este tiempo se puede volver a tomar el sol sin problemas. Para cuidar tu tatuaje y conservar sus colores lo mejor es protegerlo, siempre que vas a tomar el sol, con un producto con factor de protección solar FPS alto.

Si, en principio puedes tomar el sol si estás embarazada, salvo que tu médico te lo haya desaconsejado. Pero hay que tener en cuenta varias cosas.
1) Durante el embarazo cambia el equilibrio hormonal. Esto puede provocar una pigmentación irregular o causar una máscara de embarazo. Estas manchas pueden permanecer en la piel durante mucho tiempo, pero en la mayoría de los casos desaparecen por completo en el plazo de un año después del parto.
2) Vigila los tiempos de exposición a los rayos solares, porque la barriga, estando embarazada, suele ser más sensible.
3) A veces con el embarazo baja la tolerancia al sol y el calor. Escucha a tu propio cuerpo a la hora de tomar el sol.
4) Los efectos de la luz solar en el feto son mínimos. Pero a partir del séptimo mes el feto puede ver y para evitar que esté expuesto a una fuente de luz muy intensa puedes tapar tu barriga con una toalla cuando tomes el sol.

No, porque los tiempos de exposición se suman y por lo tanto podrías sobrepasar el tiempo máximo de bronceado en un día. Una sobreexposición podría provocar enrojecimiento de la piel o una quemadura.
En principio no hay ningún problema para broncearte en nuestros solarios UV con gafas protectoras y lentes de contacto. Pero si el calor del solario te molesta en los ojos y causa sequedad es posible que desees tomar el sol sin tus lentillas durante el resto de tu tratamiento de bronceado.
Las gafas especiales de protección son necesarias y obligatorias. Protegen tus ojos contra los rayos UV. Cerrar simplemente los ojos no es suficiente, porque los párpados no son completamente opacos y dejan pasar una parte de los rayos UV. Además la piel de los párpados es la más delgada y delicada. En nuestros solarios UV no está permitido utilizar unas gafas de sol normales por ofrecer una protección insuficiente. En cambio, las gafas especiales de protección UV Solmanía Maxi sí se pueden utilizar para tomar el sol en la playa o en cualquier otro sitio.

No, tomando el sol en una máquina de rayos UV no te tienes que poner crema protectora por todo el cuerpo. El tiempo de la sesión está adaptado a tu tipo de piel, lo que hace innecesario ponerse crema protectora. Sí puedes ponerte un producto con factor de protección (FPS) en tu(s) tatuaje(s) para evitar así su posible pérdida de intensidad de color o tapar alguna mancha para evitar que la luz UV llegue allí.

Lo que sí recomendamos es el uso de nuestros cosméticos especiales antes de la sesión para estimular el proceso de bronceado. También es importante usar una crema hidratante después de las sesiones para cuidar, nutrir e hidratar la piel. Además el bronceado durará mucho más si usas este tipo de productos.

Para conseguir un bronceado bonito y uniforme en nuestros solarios te aconsejamos cambiar la posición corporal en los solarios horizontales. De esta manera se pueden broncear las zonas del cuerpo donde en general no llegan los rayos UV como los costados del cuerpo y la parte interior de los brazos. Además, mover el cuerpo o doblar las piernas puede activar el proceso de bronceado en las pantorrillas, el coxis y los omoplatos, las zonas que están en contacto con la superficie del solario.
Alternar tus sesiones de bronceado en un solario horizontal y vertical también ayuda a conseguir un bronceado perfecto y uniforme.

El  precio en bronceado UV es desde 6,50€ por una sesión de 5 minutos. Pero con nuestros planes de bronceado de diferentes tipos puedes ahorrar entre un 20% y un 80% aproximadamente en el precio de tus sesiones.

El número de sesiones depende del tipo de piel y el objetivo que quieres conseguir. Te enseñaremos unos ejemplos de planes de bronceado. Naturalmente existen muchos más. Nuestra especialista te aconsejará en todo momento.

1. Si quieres simplemente un bronceado “base” de poca duración, necesitas tomar normalmente unas 6 sesiones de bronceado en un periodo de unos 15-20 días.
2. Si quieres preparar tu piel para el verano o para unas vacaciones de sol y playa, necesitas realizar unas 12 sesiones en un periodo de tiempo de unas 4 – 5 semanas. Durante este periodo vas aumentando los tiempos de las sesiones poco a poco. Si realizas este plan en un periodo mucho más corto, tu piel no tiene tiempo suficiente para crear la máxima protección posible. No solamente el bronceado protege la piel, sino también el aumento del espesor de la piel juega un papel muy importante.
3. Si quieres un bronceado suave por más tiempo, te aconsejamos realizar sesiones cortas, según tu tipo de piel con una frecuencia de 2 o 3 sesiones por semana. De esta manera crearás un bronceado bonito, no muy intenso. Si dejas de tomar sesiones de sol el color poco a poco se irá marchando.
4. Si tu objetivo principal no es el bronceado pero simplemente poder relajarte y aprovecharte de los efectos positivos de tomar el sol, te aconsejamos tomar unas 2, máximo 3 sesiones por semana durante todo el año. Cuando tomes el sol natural, deja de realizar sesiones de rayos UV en cabina.

La melanina es el pigmento que da el tono a nuestra piel y que se encuentra también en nuestro pelo y ojos. Cuánta más melanina hay en tu piel, más oscuro será tu bronceado. Una parte de los rayos UV activa los melanocitos (las células que producen el pigmento) a aumentar la producción de melanina. Cada persona tiene un nivel máximo de bronceado diferente, determinado por la cantidad de melanina en la piel.
Se podría utilizar solamente las sesiones BeautySpa, sin el uso de cosméticos. Pero los mejores resultados se consiguen realizando sesiones BeautySpa y aplicando el producto cosmético. El cosmético proporciona sustancias valiosas a la piel que normalmente tienen solo efecto en las capas más exteriores de la piel. El uso de la luz magenta estimula el metabolismo de la piel, que aumenta su capacidad de absorción. De esta manera los ingredientes entran más profundamente en la piel donde pueden ser más eficaces y proporcionar mayores beneficios.
No te preocupes, el olor especial después de broncearte es bastante normal. Se cree que los rayos UV causan este olor al reaccionar con el sebo (la grasa que lubrica la piel y el pelo). Consulta nuestro personal para que te aconseje un producto cosmético con ingredientes especiales para minimizar / eliminar este “olor de bronceado”.
Lo mejor es no tomar el sol durante un tiempo (un par o tres de meses) o bien tapar tu cicatriz con ropa o un FPS de protección total de rayos UV (FPS 50+). Los rayos UV pueden provocar un cambio en la pigmentación en el área de la herida. La piel de la cicatriz podría quedar más clara o más oscura que el resto de la piel. En caso de duda, consulta al médico.

Si tienes una pregunta que no ha sido contestada en este apartado, no te preocupes, ponte en contacto con nosotros y te contestaremos a todas tus preguntas. Muchas gracias por tu colaboración.

Scroll hacia arriba